Transición de éxito: @diario.del.rizo

¿Cuando empezaste tu Transición? ¿Cuanto tiempo llevas ya en la Transición?

Dividiría mi transición en dos etapas. Transición inconsciente y Transición consciente.

La transición inconsciente comenzó hace poco más de dos años aproximadamente, y la llamo de esta manera porque no conocía el término como tal. Solamente me di cuenta de que le había hecho un daño terrible a mis rizos, que habían desaparecido por completo y quería recuperarlos.

No tenía idea de cómo hacerlo, por lo que decidí simplemente cortar mis puntas con más frecuencia (no tuve la valentía de raparme) y en ese momento no conocía el Método Curly Girl. Fue una etapa muy frustrante porque cortaba y cortaba mi pelo, pero no notaba ningún resultado evidente y crecía a paso de dromedario.

Hace casi un año, me fui a vivir unos meses a Brasil y ahí conocí el término Transición de una manera formal; me di cuenta que muchísimas chicas, al igual que yo, había deshecho sus rizos con calor, tintes, permanentes, y estaban luchando por recuperarlos.

Sin embargo, mi etapa en Brasil fue de investigación y puse en práctica el Método Curly Girl y la «Transición consciente» cuando volví a México, en septiembre del año pasado (2019). Empecé anotar cambios mucho más evidente, y en octubre decidí crear una cuenta de Instagram, para compartir tips de cuidados, documentar mi proceso y motivar a otras chicas rizadas a hacer lo mismo: ¡recuperar sus rizos naturales y amarlos/amarse tal y como son!

¿En cuanto tiempo viste los primeros resultados?

La verdad fue bastante inmediato; quizás porque ya llevaba un tiempo con la «Transición insconsciente» y de cierta forma ya había recuperado parte de mis rizos.

Simplemente tenía que entender y aplicar los cuidados correctos. Aún sigo en Transición, ya casi al final, y tengo algunas partes lisas todavía. 

Pero puedo decir que noté como tal resultados, aproximadamente al mes de haber descubierto el Método Curly Girl y de haber empezado a cuidar mis rizos conscientemente, desde descubrir cómo y cada cuanto lavarlo con shampoo y/o acondicionador, probar distintos productos, descubrir cuáles funcionan mejor para mi tipo de rizo, hasta cómo lograr sacarle el mayor partido con distintas técnicas de estilizado, entre otros hábitos que he ido ajustando, como dejar de usar toalla tradicional para secarlo y mejor, una toalla de microfibra o una camiseta vieja de algodón; no usar cepillo tradicional para desenredar y, mejor, mis dedos o un peine de cerdas anchas, con el pelo mojado  y habiendo aplicado acondicionador. En fin, muchos errores que seguía cometiendo durante mi «Transición inconsciente».

¿Eres 100% Curly Girl?

¡100% y orgullosamente Curly Girl!

¿Que ha sido lo más difícil durante la Transición?

Creo que para mí, lo más difícil ha sido aprender a lidiar con la frustración y el arrepentimiento de haber dañado tanto mi pelo, y lo que eso representaba: no haberme querido y aceptado con mis rizos naturales durante tantos años; ver fotos de antes del daño y decir: «¿cómo les hiciste tanto daño con lo hermosos que eran, con su perfecta imperfección?«.

También es difícil aceptar que el pelo tarda en crecer – y el crecimiento del pelo rizado, tarda más en notarse por su naturaleza – y que el tiempo de recuperación de los rizos, puede ser inversamente proporcional al tiempo que hemos invertido en deshacerlos. En mi caso, lo alisé con plancha al menos 4 días por semana, durante 3 años consecutivos aproximadamente. En el momento que decidí recuperar mis rizos, no entendía por qué tardaba tanto en crecer y en volver a ser rizado. Ahora, lo entiendo, fueron muchos años de calor y, aunque mi pelo es agradecido, es normal que haya tardado tanto en regresar.

¿Tienes tus productos favoritos que recomendarías a otros?

¡Muchísimos! Desde que descubrí el Método Curly Girl, soy una adicta a probar productos, tanto comerciales, como caseros (amo las mascarillas casetas; mi favorita es la mascarilla de café para hidratar a profundidad)

De productos comerciales, me encanta la marca Shea Moisture, en general: shampoos para hacer low poo, tienen un co-wash que me sienta genial y un activador de rizos para estilizar (el curl enhancing smoothie) que me fascina.

El shampoo de la marca Cantu, para hacer limpieza profunda, me gusta muchísimo, al igual que su activador de rizos.

Otra marca que me fascina es Not Your Mother’s, el shampoo de la línea Kinky Moves le cae genial a mi pelo, al igual que el Curl Defining Detangler (lo aplico antes de estilizar). 

Garnier es una marca más accesible en cuanto a precio y sus hair foods, me gustan muchísimo, en particular el de aloe vera, el de papaya y el de plátano. Me sientan muy bien para hacer co-wash, especialmente.

En fin, como buena curly a la que le encanta probar productos, ¡tengo una lista enorme!

¿Que consejo darías a los que empiezan la transición?

3 claves: paciencia, constancia y amor propio.

DESCUBRE MÁS EN SU INSTAGRAM: @DIARIO.DEL.RIZO