3 pasos para tratar las puntas abiertas

Hay muchas personas que luchan con el problema de la las puntas abiertas, incluso aquellas que cuidan mucho su cabello. Por eso vamos a empezar explicando un poco «porque» las puntas se abren.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que incluso el cabello sano se puede desgastar sin ningún motivo en particular. La cutícula que protege el cabello está sujeta a un proceso de desgaste natural debido a factores mecánicos (frotarse contra nuestra ropa o almohada, cepillar el cabello, lavados, secados, etc.)

Cepillar el cabello, lavarlo, secarlo, frotar el cabello contra la ropa o una almohada, provoca que la cutícula, especialmente en las puntas, se astille y se incline. En algún momento incluso la herba pierde las cutículas, y es entonces cuando vemos las puntas abiertas.

Este proceso se puede acceder si no le damos buen trato a nuestro cabello. En primer lugar, tratando nuestro cabello con altas temperaturas (alisadores, rizadores, secadores) con demasiada frecuencia y, en segundo lugar, tratamientos químicos (aclarar el cabello, aplicar permanente, teñir e incluso usar detergentes demasiado fuertes en los champús) tendrá un efecto destructivo sobre la cutícula y, en consecuencia, provocará su rotura.

Paso 1. Entiende y acepta que no se puede sellas las puntas abiertas.

Tienes que entender y aceptar que NO SE PUEDE SELLAR puntas abiertas. Lo siento.
Una vez las cutículas se rompen, no hay manera de repararlas de forma natural y permanente.

En el mercado hay un montón de «Productos Mágicos» para las puntas abiertas, que aseguran que después de usarlos tendremos las puntas como nuevas. A nivel visual, mejoraremos el aspecto del cabello principalmente gracias a las siliconas y emolientes suavizantes que recubren el cabello con una película. Pero no contienen un «pegamento mágico» que unirá las puntas abiertas. Sin embargo, están construidos de tal manera que nos dejan el pelo ópticamente más suave, pero nunca lo van a reconstruir y los daños seguirán creciendo.

Paso 2. Corta todo lo dañado

Lo más importante es deshacerse rápidamente de las puntas abiertas. El proceso de división progresa muy rápido y, aunque no es visible a simple vista, la rotura del cabello progresa cada vez más alto.

Lo recomendado es recortar las puntas 1cm cada mes. Si dejamos de recortar, puede resultar que después de un tiempo no nos baste con recortar 1 o 2 centímetros de cabello, ya que las puntas se volverán a abrir inmediatamente. Si tenemos el cabello muy dañado, se recomienda comenzar cortando al menos unos pocos centímetros, o incluso más.

¿Cómo cortar las puntas?
Podemos hacerlo solas en casa o utilizando los servicios de un peluquero profesional.

Si decides hacerlo tu sola, es muy importante elegir buenas tijeras. No pueden ser unas tijeras cualquiera, como las para cortar papel, porque en lugar de cortar el cabello, lo aplastarán contribuyendo a que se dañe más. Lo mejor son las tijeras de peluquería profesionales muy afiladas, que solo usamos para recortar el cabello. ¡Ten cuidado de no dejar que se caigan! porque entonces se vuelven opacas.

Paso 3. Protege tus puntas

¿Conocéis la regla de que «es más fácil prevenir que curar«? ¡Pues en este caso se aplica perfectamente! Sobre todo porque «curar» la puntas abiertas es imposible. Entonces para prevenir podemos: proteger las puntas y eliminar las causas:

· usa aceites:
Los mejores aceites para proteger las puntas son los ligeros, penetrantes como: el de coco, babasú, aceite de palma, pero también otros aceites como el de: argán, almendra, linaza, jojoba, ciruela y otros. Es importante no exagerar con la cantidad de aceite y frotarlo bien en las manos antes de aplicarlo en el cabello.

· protege con siliconas:
Si el cabello es más expuesto al daño mecánico o ya está muy dañado, el aceite solo no será suficiente. Entonces lo mejor es agregar un poco de sérum de silicona destinado específicamente para las puntas. A la hora de elegir este sérum, debemos asegurarnos de que no contenga alcoholes resecantes.

Tanto el aceite en sí como el sérum se aplican mejor al cabello ya lavado, aún húmedo. Gracias a esto, el aceite/sérum no solo protegerá nuestras puntas, pero también va a retener agua, hidratando más las puntas.

· evita gomas de pelo con elementos metálicos

· protege el pelo por la noche (fundas de almohada de seda/satén, gorros o pañuelos de seda/sáten, buff, etc)

. evita el uso de planchas calientes y secadoras con aire caliente – si utilizas el secador (también con el difusor) usa el aire frio o medio caliente y media fuerza. Aire caliente no solo va a estropear las herbas, pero también resecará el cuero cabelludo.

· cepilla el cabello con suavidad – no arranques el pelo, ni lo fuerces. Si tienes problemas para desenredar tu cabello, intenta hacerlo bajo el agua con un acondicionador