fbpx

Como ya sabemos, el cuidado capilar es muy complejo y puede que uno se pierda en todas las rutinas y cantidades de productos. Los resultados no siempre salen tal como nos gustaría, sobre todo al principio cuando empezamos nuestra aventura capilar. ¡No os preocupéis! Todo tiene una solución y a veces basta con un pequeño cambio. 

En la última encuesta os pregunté qué es lo que os da más problemas y parece ser que hay unos cuantos problemas… Por eso he decidido hacer una serie de posts “qué hacer cuando nada funciona” donde iré contestando vuestros mensajes. 

Muy importante! Los consejos son muy generales. Para poder acertar mejor la solución adecuada tendría que conocer mejor vuestro pelo, producto y costumbres. Pero ya estos tips generales le pueden servir a alguien 🙂 

En esta parte vamos a hablar sobre:

  • Qué hacer cuando sigues el Método Curly pero tu pelo está empeorando 
  • Por qué a tu pelo le gustan tanto los sulfatos
  • Qué hacer cuando todo reseca
  • Qué hacer cuando sigues todas las recomendaciones, pero a ti no te funciona nada
  • Tienes una permanente sensación de pelo sucio
  • El pelo se riza menos y es demasiado suave

También vamos a conocer qué es el DETOX CAPILAR – un truco que puede salvar el pelo desesperado. 

Qué hacer cuando sigues el Método Curly pero tu pelo está empeorando

Es un problema muy común. La razón principal suele ser… que lo queremos hacer todo a la vez y rápido para ver los resultados cuanto antes. Aceites, proteínas, hidratación, activadores de rizos, geles… todo a la vez, en grandes cantidades y en cada lavado. 

Pero ese no es el camino…

Sobre todo, usando muchos productos a la vez no vas a poder descubrir cuál producto te sirve y cuál no – y esa es la clave para conocer tu cabello. 

Ve probando productos uno por uno. Por ejemplo, si has comprado un nuevo champú y una nueva mascarilla, no los uses en el mismo lavado. Prueba primero el champú y mira los resultados. En el próximo lavado prueba la mascarilla. Observa cómo tu pelo reacciona a diferentes productos.

Además, lo más probable es que al principio de tu aventura con el Método tu cabello esté más poroso y bastante dañado. 

El pelo dañado tiene más carga negativa (-) y por lo tanto puede acumular mucho más, sobre todo los acondicionadores catiónicos (+) y los residuos de agua dura. 

Por esa razón, al principio, no debes limitarte a un tipo de producto, como por ejemplo a los champús suaves. Lo mejor sería alternar los champús suaves y fuertes y observar su acción sobre tu pelo. 

Con el tiempo tu pelo debería mejorar: reconstruirse, bajar la porosidad y tendencia a acumular. Entonces vas a poder bajar la frecuencia de uso de los champús fuertes.

Cuando el pelo ya no sabe lo que quiere, toca hacer un DETOX CAPILAR: 

Haz un doble lavado con un champú fuerte, preferiblemente que sea anticaspa (importante que sea sin siliconas, sin muchos aceites e ingredientes catiónicos). 

Después usa una mascarilla que te suele dar buenos resultados o una mascarilla simple y ligera (puede tener proteínas o humectantes, pero que no sea un tratamiento de proteínas ni hidratación profunda). Reparte la mascarilla con un cepillo y enjuaga.

 

or qué a tu pelo le gustan tanto los sulfatos

Tu pelo tiende a acumular = le gustan los sulfatos, ¡y esto está bien!

Cada pelo tiene sus preferencias individuales. A medida que vayas cuidando tu cabello, sus necesidades van a ir cambiando.

Si a tu cabello (hablamos de cabello, no cuero!) le gustan los sulfatos, eso puede significar varías cosas: 

  • tienes el pelo fino y de porosidad baja
  • usas productos demasiado pesados para tu pelo
  • tienes el pelo muy dañado y a la vez usas muchos ingredientes catiónicos
  • tienes el agua muy dura en la ducha

Ve probando nuevos productos, aplícalos en pequeñas cantidades y observa tu cabello.

Tienes una permanente sensación de pelo sucio

  • Mira bien los ingredientes de tu champú – comprueba si no hay ningún tipo de siliconas, si no lleva demasiados aceites y/o ceras, ingredientes catiónicos tipo Guar Hydroxypropyltrimonium Chloride o demasiadas proteínas. 
  • Limpia el pelo dos veces, después de enjuagar el champú por primera vez, vuelve a aplicarlo. 
  • Aplica las mascarillas siempre de medios a puntas. 
  • Haz una exfoliación del cuero una vez por semana. 
  • Intenta usar arcillas – puedes agregarlas a tu champú o mascarilla.

Sigues todas las recomendaciones, pero a ti no te funciona nada

1. Deja de seguir las recomendaciones generales y observa bien TU pelo. las recomendaciones están bien, pero lo más importante es entender el porqué de estas recomendaciones.

 

Por ejemplo, si recomiendan hacer tratamientos de proteínas, tienes que saber por qué. Que es cuando por ejemplo a tu pelo le falta flexibilidad, es demasiado suave y los rizos están más flojos. No vale hacerlo por hacerlo. Porque hay pelos que van a necesitar proteínas una vez por semana y otros que los aceptan una vez al mes. 

2. Analiza bien tus productos! Puede ser que a tu pelo no le sientan bien algunos ingredientes, como por ejemplo el coco, la glicerina o ciertos tipos de proteínas. Por eso tienes que tener claro para qué sirven tus productos y que ingredientes llevan. 

El pelo se riza menos y es demasiado suave.

Lo más probable es que te faltan proteínas – el rizo más flojo y el pelo suave de más son los principales síntomas de la falta de proteínas. Incorpora en tus rutinas productos con proteínas o haz un tratamiento de proteínas de vez en cuando. 

Todo te reseca el pelo

En general:

Comprueba los ingredientes de tus champús – mira si no tienen muchos limpiadores fuertes, pero también si no tienen los M picantes (Methylchloroisothiazolinone, Methylisothiazolinone), demasiadas proteínas o ingredientes que pueden provocar alergias (como por ejemplo Cocamidopropyl Betaine).

​​Mantén una dieta rica en ácidos grasos

procura no secar el cuero con aire demasiado caliente

¡Bebe mucha agua!

Cuando tienes el cuero seco:

Busca no solo champús suaves, sino hidratantes (base de aloe) o hipoalergénicos

Hidrata tu cuero con lociones hidratantes más o menos 3 veces por semana (puede ser incluso el gel de aloe vera). Siempre que lo apliques realiza un pequeño y suave masaje. 

Cuando tienes el pelo muy seco:

Usa mascarillas nutritivas en todos los lavados. Busca entre los ingredientes emolientes como los aceites (oil), mantecas (butter) y otros.

Siempre reparte las mascarillas con un capillo.

Realiza prepoos de aceites (aplica aceites en pelo seco o húmedo antes del lavado)

Después del lavado es importante cerrar las cutículas – enjuaga el pelo con agua fría (¡evitando el cuero cabelludo!) o con mezclas de agua con vinagre o zumo de limón. 

error: Content is protected !!