fbpx

El aceitado capilar (pre-poo de aceites) es un tratamiento para el cabello que implica aplicar aceite en el cabello y el cuero cabelludo. Es una forma muy simple, fácil y rápida para recuperar un cabello estropeado y prevenir el daño causado por factores externos.

Es un método realmente muy efectivo, ya que en poco tiempo puedes lograr resultados impresionantes, y de cabello totalmente dañado lucir una hermosa melena con brillo y elasticidad.

Existen diferentes tipos de aceites y cada uno de ellos tiene otras propiedades y tamaños y puede ser más efectivo para ciertos tipos de cabello o problemas capilares.

Por eso, para aprovechar al máximo el potencial de un aceite, es necesario no solo elegir el aceite adecuado sino también ajustar bien el tiempo de actuación, cantidad de aceite y método de aplicación. Cambiar cualquiera de estos factores puede dar un resultado totalmente diferente. 

¿Cuáles son los beneficios del aceite para el cabello?

Los aceites son emolientes naturales y su uso en nuestro cabello puede tener varios beneficios, incluyendo:

  1. Hidratación: Es importante entender que los aceites como tal no hidratan, pero ayudan a mantener la hidratación creando una capa protectora en la herba. De esta manera cubren todos los humectantes que están dentro de nuestro cabello y no les dejan escapar dejando el cabello suave e hidratado.

     

  2. Aportan brillo: Los aceites dejan encima de nuestra herba una capa protectora que añade a nuestro cabello brillo y elasticidad.

     

  3. Protección: Los aceites pueden proporcionar una barrera contra los daños externos, daños por calor, los rayos UV y otros factores ambientales.

  4. Cuidado del cuero cabelludo: Masajear aceite en el cuero cabelludo puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea, lo que puede fomentar el crecimiento del cabello y prevenir la sequedad y el picor del cuero cabelludo.
    Atención: antes de aplicar el aceite en todo el cuero cabelludo comprueba en un pequeño trocito si no te da reacciones alérgicas. Además, no se recomienda el uso de aceites en cueros cabelludos grasos.

  5. Control del frizz: Los aceites pueden ayudar a controlar el frizz, haciendo que el cabello sea más fácil de peinar y dejándolo con un aspecto más suave y controlado.

Es importante destacar que un solo tratamiento de aceitado no va a solucionar nuestros problemas y que para ver los mejores resultados necesitamos ser constantes y hacerlo con regularidad.

¿Quién debería hacer los tratamientos de aceitado?

El aceitado capilar es adecuado para todo tipo de cabello, sobre todo para cabello seco, dañado y estropeado. Sin embargo, es importante elegir el aceite adecuado para su tipo de cabello y problemas capilares para obtener los mejores resultados.

Si tiene alguna afección de la piel o problemas capilares específicos, es recomendable consultar a un dermatólogo o un tricólogo antes de hacer el tratamiento.

No se recomienda aplicar aceites encima del cuero cabelludo graso, pero si a lo largo del cabello si lo ves estropeado. 

Elige el método aceitado para ti:

Aceitado en seco:

El método más común, más sencillo y rápido de aceitar el cabello es el aceitado en seco. Como su nombre indica, consiste en aplicar aceite en el cabello seco y eso es todo.

Recomiendo cepillar el cabello antes de aplicar el aceite (por supuesto cepillamos el cabello poco a poco, desde las puntas hasta las raíces). De esta manera, nuestro cabello estará bien separado, los rizos no estarán tan apretados y el aceite tendrá más facilidad para llegar a cada rincón del cabello.

Procedimiento:

  1. Cepilla el cabello (cepillamos el cabello poco a poco, empezando por las puntas y subiendo hasta las raíces)

     

  2. Reparte una pequeña cantidad de aceite en las manos y repártelo en el pelo.

    La cantidad de aceite es muy individual y depende de la longitud y densidad de tu cabello. Para cabello corto y fino, una cucharadita de aceite al principio es suficiente.

    El cabello no debe estar manchado con aceite y no debe ser muy grasoso. Debe tener solo un brillo suave de aceite.

     

  3. Puedes repasar el pelo con tus dedos o un cepillo para asegurarte de que el aceite ha llegado a todo el cabello.

Tiempo de actuación: puedes mantener el aceite desde 15 minutos hasta toda la noche.

Cuanto más tiempo mantengas el aceite en la cabeza, más tiempo tendrá el cabello para absorber los ácidos grasos del aceite y, por lo tanto, estará más brillante después del lavado.

Aceitado con cabello húmedo

Es un método muy similar al aceitado en seco con la diferencia de que antes de aplicar el aceite humedecemos el cabello.

Procedimiento:
1. Desenreda el cabello (cepillamos el cabello poco a poco, empezando por las puntas y subiendo hasta las raíces)
2. Humedece el pelo con un pulverizador
3. Reparte una pequeña cantidad de aceite en las manos y repártelo en el pelo.
4. Puedes repasar el pelo con tus dedos o un cepillo para asegurarte de que ha llegado a todo el cabello.

Recomiendo prestar mucha atención a la cantidad de aceite que vas aplicando con este método porque al estár ya mojado no vemos exactamente que parte de pelo ya hemos cubierto y cual no.

Tiempo de actuación: de 15min hasta 1h. No se recomienda dejar el cabello ni el cuero cabelludo húmedo durante demasiado tiempo ya que este entorno favorece el crecimiento de bacterias y microorganismos. 

Aceitado en un bol

Es una variante del aceitado con el pelo húmedo, pero un poco más rápido. Para hacerlo necesitaremos un bol.

 Procedimiento:
1. Llena el con agua tibia
2. Añade aceite (no con una-dos cucharadas es suficiente)
3. Desenreda el cabello (cepillamos el cabello poco a poco, empezando por las puntas y subiendo hasta las raíces)
4. Moja el pelo en el bol
5. Estrucha el exceso de agua del pelo y colócalo debajo de un gorro térmico.

Tiempo de actuación: de 15min hasta 1h. No se recomienda dejar el cabello ni el cuero cabelludo húmedo durante demasiado tiempo ya que este entorno favorece el crecimiento de bacterias y microorganismos. 

Aceitado con una base hidratante

Este método consiste en aplicar una base hidratante antes del aceite. Puede ser una base hidratante ya lista para usar (como el hidrolato de rosa o el aloe vera) o preparar una mezcla en casa, mezclando agua con miel / urea / glicerina / ácido hialurónico / gel de linaza o en general con algo hidratante.

 

Procedimiento:

  1. Desenreda el cabello (cepillamos el cabello poco a poco, empezando por las puntas y subiendo hasta las raíces)
  2. Humedece el pelo con la base hidratante usando un pulverizador
  3. Reparte una pequeña cantidad de aceite en las manos y repártelo en el pelo.
  4. Puedes repasar el pelo con tus dedos o un cepillo para asegurarte de que ha llegado a todo el cabello.

Tiempo de actuación: retener los humectantes por demasiado tiempo puede hacer que nuestro cabello se ablande y pierda su forma. Por lo tanto, recomiendo mantener la mezcla durante un máximo de 30 minutos.

Esta actividad tiene como objetivo hidratar más el cabello. Para no sobrehidratar el pelo no se recomienda hacer este tratamiento con demasiada frecuencia.

Aceitado con un acondicionador

Sin duda es el mejor método para recuperar rápidamente cabellos muy dañados.

 

Procedimiento: 

  1. Desenreda el cabello (cepillamos el cabello poco a poco, empezando por las puntas y subiendo hasta las raíces)
  2. Aplica una mascarilla o un acondicionador en el cabello seco o húmedo
  3. Reparte una pequeña cantidad de aceite en las manos y repártelo en el pelo
  4. Puedes repasar el pelo con tus dedos o un cepillo para asegurarte de que ha llegado a todo el cabello

Tiempo de actuación: Mantenemos el tratamiento por un máximo de 30 minutos.

Aceitado con una mezcla de productos

Es un método rápido y muy eficaz. Para realizarlo necesitamos preparar una mezcla de productos, por ejemplo: agua + un poco de aceite + acondicionadores hidratantes (o cualquier otro que deseemos utilizar). Mezclamos todo juntos y lo aplicamos directamente en el cabello.

Descubre otros métodos de usar los aceites en el cuidado capilar.

Elige el aceite perfecto para tu pelo

En general, al elegir aceites para el cuidado del cabello, es importante considerar las propiedades del aceite y la porosidad del cabello para asegurarse de que el aceite se adapte a las necesidades específicas del cabello.

 

Porosidad baja

El cabello de porosidad baja tiene cutículas cerradas y compactas, lo que hace que sea difícil para la humedad penetrar en el cabello. Por lo tanto, es importante utilizar aceites ligeros y fácilmente absorbidos para evitar la acumulación de productos.

Aquí hay algunos aceites que son buenos para el cabello de porosidad baja:

  • Aceite de coco

  • Aceite de palma

  • Manteca de karité

  • Mantequilla de cacao

  • Mantequilla de mango

  • Mantequilla de babasú

  • Mantecas exóticas: tucumá, ucuuba, bacuri, café, murumuru y cupuaçu 

Es importante recordar que la cantidad de aceite que se utiliza en el cabello debe ser moderada, especialmente para el cabello de baja porosidad, ya que una sobrecarga de productos puede causar acumulación de productos y hacer que el cabello se vea grasoso o pesado.

Porosidad media

El cabello de porosidad media tiene cutículas que están más abiertas y son más permeables que el cabello de porosidad baja. Esto significa que el cabello absorbe la humedad y los nutrientes con más facilidad que el cabello de porosidad baja, pero también es más propenso a la pérdida de humedad.

Aquí hay algunos aceites que son buenos para el cabello de porosidad media:

Porosidad alta

El cabello de alta porosidad tiene cutículas que están abiertas, lo que permite que la humedad penetre fácilmente en el cabello. Sin embargo, debido a que el cabello de alta porosidad tiene una mayor capacidad para absorber productos, es importante utilizar aceites más pesados y ricos en nutrientes para ayudar a sellar la humedad y proteger el cabello de daños adicionales.

Aquí hay algunos aceites que son buenos para el cabello de alta porosidad:

 

error: Content is protected !!
/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */